La producción del acero es costosa y tiene una factura muy pesada sobre el medio ambiente. Debido a esto su reutilización es vital para nuestro ecosistema y para poder seguir disfrutando de sus prestaciones.

Te damos los detalles de algunos aceros especiales que son reciclados y que tienen diversas propiedades.

Titanio: uno de los más conocidos, se trata de un metal extremadamente resistente conforme, también, a la ligereza de la que hace gala. Las propiedades mecánicas del titanio son sorprendentes si lo comparamos con su densidad. Se trata de un metal con características parecidas a las de cualquier acero, pero son un 40% más ligeras. Lo vemos en cuadros de bicicletas de competición o alto nivel o en fuselajes de aviones. También se utiliza para hacer tuberías que estén en contacto constante con sustancias corrosivas.

Molibdeno: se trata de un metal de transición con uno de los puntos de fusión más altos de todos los elementos. Para encontrar sus primeras aplicaciones industriales hay que remontarse más de un siglo hasta la I Guerra Mundial. Es conocido por su alta resistencia a las altas temperaturas y su capacidad para soportar el efecto de los ácidos potentes. Se utiliza en la industria nuclear y, últimamente, en la creación de antenas rectificadoras.

Wolframio: es tremendamente denso. Concretamente un 60% más que, por ejemplo, el plomo. Se utiliza como contrapeso en aviones o barcos. También es un buen recipiente para materiales radioactivos.

Carburo de tungsteno: cabe decir, que el tungsteno y el wolframio son el mismo metal. El carburo de tungsteno es un componente muy utilizado para crear municiones, herramientas de corte para mecanizado, equipamiento quirúrgico o joyería. Es resistente a ácidos y solo es atacado por el ácido fluorhídrico/ácido nítrico.

Artículo creado con información de elchatarrero.com.